Hoy es Venezuela, ¿mañana quién será?

Sinceramente, cuánto más se lee, escucha y ve sobre la situación que está ocurriendo en Venezuela, más desinformado se está. Esta es causa inequívoca de la mediatización y manipulación de los distintos medios periodísticos y radiofónicos, los cuales se dedican a vender titulares y notas de prensa que evoquen en el lector y oyente un sentimiento de ira, repugna u odio en favor de unos o de otros.

En España, nos venden lo que más vende; no nos venden lo que necesitábamos saber. Mi consejo: que no te den a elegir, que busques información donde parezca que no la hay, que saques tus propias conclusiones. Que ni los buenos son tan buenos, ni los malos tan malos.

Hoy, después de varios meses inmersos en el preludio de una guerra civil en Venezuela, nos ha tocado leer en kioskos y redes sociales que ya hay una centena de víctimas del “bando opositor”, siendo pocas las que se cuentan por parte del que hoy sigue siendo el <<caballo ganador>>, en esta no tan particular guerra por las libertades y derechos democráticos (ante datos certificados y probados, no quito razón al emisor de la información).

Pero si de una cosa me he dado cuenta tiempo atrás en cuanto a los medios de comunicación y en cuanto a sus más fieles inversores (Partido Popular, PSOE y PODEMOS, por exponer los más influyentes) es que venden la información al mejor postor (antes no llegaba a entender muy bien lo que era leer un periódico de izquierdas o de derechas, algunas veces ni veía la diferencia).

Éstos en vez de sacar conclusiones en pro de buscar soluciones para que el problema institucional que sufre Venezuela no pase a un panorama que tanto temor “parece” crearles (y digo parece, porque cuando lees y entiendes entre-líneas te das cuenta que ni por asomo buscan esto), se postulan en favor o en contra de unos y otros; enaltecen en cubierto al terrorismo, apoyan a la política narcotrafiquil y caciquista de Maduro y su herencia Chavista, favorecen a la oposición alentando a una revolución armada vestida del eslogan “Respeto a los procesos democráticos”, y muchas otras barbaries disfrazadas de “periodismo y política de calidad”.

Señores, que hoy día en nuestra sociedad, la información sirva para que nos hagan “ser” de unos o de otros, que nos hagan creer que así es como se debe actuar para paralizar un régimen imperialista o que creamos que mediante golpismos se respetan los DDHH, es sinónimo de que nos están criando en la incultura y la desinformación. Y no digo esto siendo un cínico o un hipócrita, sino por el simple hecho de que con ésta pedagogía nos hacen tratar las cosas con subjetividad, en vez de darles un trato objetivo.

¿Hay que acabar con este tipo de regímenes sectarios dando igual la ideología que defiendan? Por supuesto que si. Pero si se sigue la misma dinámica, todo este embrollo terminará en una auténtica guerra civil, en poco tiempo se proyectarán crímenes de guerra entre uno y otro bando, y los “papeles” de libertades y DDHH, una vez más, serán pisoteados por todos (incluidos nosotros, el pueblo llano).

Al fin y al cabo, son intereses económicos los que mueven a las grandes empresas de información y a los partidos políticos de esta “Democracia”; entidades las cuales terminarán (como en muchas otras situaciones y países) especulando con las futuras compraventas de armas y con el precio del petróleo para así terminar con el conflicto armado, y desprestigiando a la JUSTICIA SOCIAL que merece Venezuela y muchos otros países en situaciones similares.

Por todo esto, siento abstenerme en este juego de postulaciones, pero no podré poner un comentario en una red social diciendo que Maduro es “el malo” por matar para callar (que lo es), ni afirmando que golpistas como Leopoldo López o Ledezma sean víctimas, cuando estarían dispuestos a matar por una idea o rebelión.

A día de hoy, la víctima sigue siendo el pueblo, ese centenar de seres humanos que escuchando a unos y a otros, son utilizados en las calles como cabeza de turco para fines muy diferentes a los que intentan apoyar. Y lo más triste de todo esto, es que con la que está cayendo, los DDHH no dejarán de sangrar.

 

AGR

 

 

Un comentario en “Hoy es Venezuela, ¿mañana quién será?

  1. Acertadísima visión del conflicto venezolano y de su retransmisión por los medios españoles como si de una película de Hollywood se tratase: contándonos quienes son los buenos y malos y con quien tenemos que ir.

    El tema Venezuela ha venido siendo una cortina de humo bastante recurrente en el devenir político español de los últimos meses, cada vez que convenía echar balones fuera, y hay fuertes intereses en que el conflicto siga y se mediatice, porque, como bien dices, al final lo que interesa es la pasta.

    Yo sigo esperando que esto no desemboque en guerra civil, pero temo que el caldo de cultivo para ella es perfecto en estos momentos, y aunque el pueblo esté legitimado para hacerlo, me parece que el país seguirá teniendo muchísimos problemas más allá de que gobierne un Chavez, un Maduro o un Leopoldo López, y esos problemas no se van a resolver a golpe de armas o manifestaciones.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s